Posparto

Diástasis abdominal: el problema posparto del que nadie te habla y que tiene solución.

Después del embarazo, uno de mis mayores miedos fue la dichosa diástasis. En un post anterior conté cómo intentar prevenir la diástasis durante el embarazo. Pero hoy vengo para contarte qué hacer después del parto cuando te enfrentas de cara con ella. 

Como siempre, lo mejor es empezar por el principio, así que si te pasa como a mi me pasó, que escuchas diástasis y no sabes de qué va el tema, empezamos por ver qué es. 

¿Qué es la diástasis?

Resumiendo, la diástasis abdominal, diástasis recti o diástasis de los rectos abdominales es la separación de los lados derecho e izquierdo del recto mayor. Este músculo que encontramos en nuestra área abdominal nos sirve, entre otras cosas, para caminar erguidos, permitir la flexión del tronco, permitir una respiración correcta y proteger las vísceras, manteniéndolas en su posición. Además juega un papel importante en el parto, la risa, la tos, el estornudo y finalmente al ir al baño. 

Los rectos están unidos por una capa de tejido llamada fascia, formada por colágeno. Durante el embarazo por el crecimiento de la tripa y por la presencia de la hormona del estrógeno, se altera el colágeno y esta unión puede debilitarse, llegando a separarse los músculos. El embarazo no es el único motivo por el que puede darse esta separación pero es bastante habitual que sea consecuencia del mismo.

¿Cuáles son las consecuencias de la diástasis?

Esta separación se considera patológica a partir de 1,5 centímetros y puede llegar hasta 10 centímetros en los peores casos. Para tu tranquilidad te diré que más del 65% de las mujeres la sufre después de un embarazo, así que no estás sola en esto. La diástasis abdominal supone no sólo un problema estético si no que puede tener consecuencias mayores como: 

  • Hernias umbilicales. La pared abdominal no puede sujetar las vísceras en su sitio. y terminan saliéndose creando una hernia.
  • Debilidad en el suelo pélvico. Al no gestionar la presión abdominal de manera correcta, se lesiona el suelo pélvico. Esto puede derivar en incontinencia urinaria, prolapsos…
  • Dolores de espalda. Nuestra postura se ve alterada y esto se traduce en dolores lumbares y pélvicos, sobre todo a la hora de hacer esfuerzos. 
  • Problemas digestivos. Dado que las vísceras no estarán donde deberían, puede derivar en digestiones pesadas con hinchazón abdominal al ingerir alimentos. 

Diagnóstico

Habrás visto en todos sitios como hacerse un autodiagnóstico de diástasis abdominal en casa para ver si tienes dicha separación. Yo te recomiendo que para ello te pongas en manos de especialistas. En mi caso primero me vio mi matrona y después mi ginecóloga. Ambas me dijeron que la separación no era importante por ser inferior a dos dedos. Yo decidí ponerme en manos de un fisioterapeuta porque el embarazo es un proceso largo y con muchos cambios y además quería tratar mi cicatriz y la recolocación de los órganos. 

Para un buen diagnóstico de la diastasis se utiliza un ecógrafo para medir la separación entre los rectos. Y el fisioterapeuta puede hacer una valoración manual, utilizando para ello los dedos. 

¿En qué consiste el tratamiento?

Para tratar la diástasis hay tantos métodos como especialistas, así que yo te voy a contar lo que a mi me funcionó y lo que yo utilicé, pero recuerda que cada diástasis debe valorarse por separado por un profesional ya que cada caso es un mundo. En mi caso, la separación era pequeña, unos dos centímetros, que pueden irse uniendo poco a poco durante el postparto, sin embargo, siempre será más efectivo darles algo de ayuda.

Para empezar la fisioterapia mi ginecóloga me recomendó esperar dos meses, ya que el parto fue por cesárea y había que dejar tiempo para que la herida cerrase correctamente. Yo comencé haciendo tratamiento dos veces por semana y tras la tercera semana tuve el visto bueno para complementar lo que hacíamos en terapia con ejercicios en casa.

Mi tratamiento (que variará de centro a centro y de especialista a especialista) fue con radiofrecuencia, tens y masajes abdominales. Las sesiones duraban en torno a 45 minutos/una hora. Y aunque al principio fueron algo molestas, los resultados se notaron enseguida. Yo hice un total de 15 sesiones y quedé muy contenta con los resultados. 

Radiofrecuencia

En mi clínica usaban ambos indiba y winback, la finalidad de su uso es mejorar la calidad del tejido para ayudar a que la recuperación sea rápida. Explicado para quienes no entendemos de este mundo, se consigue que la piel vaya volviendo a tener su elasticidad, se regeneren los tejidos, la grasa va desapareciendo, mejora la circulación y la piel rejuvenece. Además ayuda a la cicatrización por lo que en caso de una cesárea viene muy bien para la incisión también. En resumen, con la radiofrecuencia se consigue ayudar a acelerar la recuperación del cuerpo. 

Electroestimulación

La electroestimulación consiste en ejercitar los músculos usando impulsos eléctricos. Parte de mi recuperación fue la utilización de los famosos tens. Para intensificar el entrenamiento de los músculos del abdomen, utilizamos la electroestimulación durante sesiones de 15/20 minutos. Además las combinaban con calor en la zona abdominal. 

Masaje

El golpe final para mi diástasis y recuperación postparto fueron los masajes. El masaje iba encaminado a ayudar a que las vísceras vuelvan a su sitio. Además, al haber tenido una cesárea, parte del masaje fue dirigido a la cicatriz. 

Ejercicios

Los ejercicios que me mandaron estaban encaminados a ayudar a tonificar los músculos más profundos del abdomen (el conocido core), para ir aproximando los rectos y disminuir los centímetros de separación. Lo primero que me enseñaron fueron los hipopresivos. No te voy a mentir, son un poco coñazo, pero ayudan enormemente a recuperar funcionalidad. Son ejercicios posturales que se combinan con respiración en apnea. Se juega con el diafragma para lograr por un lado que las vísceras vuelvan a su sitio y por otro el fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico.

Otros trucos para corregir la diástasis

Además del tratamiento de fisioterapia, hay otras cosas que puedes hacer para intentar aliviar los efectos de la diástasis y así corregirla. 

Más ejercicio

No basta con hacer los ejercicios específicos para la diástasis. Te recomiendo activar tu cuerpo saliendo a pasear al menos una hora al día. Esto hace que tu cuerpo esté en movimiento y que además ayude a evitar problemas digestivos que puedan estar asociados a la diástasis. 

Evitar los abdominales tradicionales

Los abdominales tradicionales deben evitarse ya que ponen mucha presión en la pared abdominal, por ello es importante adaptar conductas tan sencillas como levantarse de la cama. Para evitar hacer un daño peor en los abdominales, es mejor girar a un lado y desde ahí levantar tu peso con los brazos. 

Levantar peso correctamente

Probablemente en el fisio te enseñen cómo es la manera correcta de coger peso, activando el transverso del abdomen (esto será muy útil cuando tu pequeño vaya cogiendo kilos). Para ello puede ayudarte sentarte en una fitball cuando vayas a realizar ejercicio de levantamiento de peso y también intentar limitar el peso al menos durante los primeros meses. Es importante que a la hora de levantar peso evites hacerlo en apnea. 

Higiene postural

Unido a todo esto, tu fisioterapeuta te ayuda a buscar tu postura correcta para evitar presiones en el área abdominal que puedan empeorar la diástasis. Entre otras, te enseñan a evitar los abdominales clásicos. 

Alimentación

Es importante evitar el estreñimiento para no agravar la diástasis al pujar. Conviene tomar alimentos ricos en fibra e hidratarse bebiendo mucha agua. 

Todo esto unido fue lo que ayudó a mi recuperación. De todos modos siempre hay que tener en cuenta que cada mujer es distinta y que los tiempos de recuperación variarán en función de muchísimos factores. Como siempre, ponerse en manos de profesionales es fundamental para una buena recuperación acorde a tus circunstancias personales. Y tú ¿tienes más trucos para corregir la diástasis?

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply