Embarazo

Los primeros signos de embarazo

Sé que suena bastante surrealista para quien no haya estado embarazada, pero, antes incluso de que el test me lo confirmase, yo sabía que lo estaba. Mi cuerpo me había mostrado muchos de los signos característicos del embarazo, y me había comunicado que algo estaba pasando. Y tal y como me pasó a mí, conozco a muchísimas mamás que se hicieron más de un test porque el primero salió negativo pero estaban completamente seguras de estar embarazadas porque su cuerpo les estaba dando todas las señales. 

12 signos de embarazo que puedes tener antes de la primera falta

Si te pasa como a mí y estás notando cambios en tu cuerpo, aquí te dejo algunos de los primeros signos que indican que puedas estar embarazada. En cualquier caso y aunque creas tener cada uno de ellos, siempre debes comprobar con tu ginecólog@ y no asumir que lo estás por algo que hayas leído en un blog 😉

Mayor sensibilidad a los olores

Durante la primera etapa del embarazo, uno de los primeros signos que aparece es la sensibilidad a los olores. No hay un olor en concreto que funcione con todas las embarazadas, si no que se trata de que estás más sensible a los olores. Hay a quien le pasa con comidas concretas, con la comida en general, con una bebida, con tu crema corporal, el detergente con el que lavas la ropa o incluso con personas. Yo lo recuerdo como algo positivo, la comida olía infinitamente mejor que sin estar embarazada, pero conozco casos que son todo lo contrario. Mi abuela siempre contaba que durante alguno de sus embarazos detestaba el olor de mi abuelo. Menos mal que era algo pasajero y que sólo le pasaba durante el embarazo. 

Antojos y odios alimenticios

Ya en los primeros días aparecen los famosos antojos, y los no tan famosos odios alimenticios. Yo no noté cambios en la apetencia de comida, pero es la parte más conocida del embarazo. El embarazo hace que tengas antojos y que pases a odiar alguna comida que siempre te ha gustado.

Aquí os pongo dos casos cercanos, por un lado mi madre, fiel amante del chocolate, que adoraba la navidad porque llegaban los turrones, especialmente el de Suchard. Siempre me recuerda que durante mi embarazo le cambió el sabor, y nunca le volvió a saber igual. Os contaré que sigue adorando el chocolate y sigue comiendo Suchard, pero al parecer nunca ha vuelto a estar tan rico como antes de mi embarazo.  Por otro lado, una de mis amigas tuvo un antojo constante en su embarazo: la fabada. Y pensaréis que no es tan raro, pero es que tomaba fabada fuese la hora que fuese. Se tomaba su fabada algunos días a las 3 de la mañana y otros recién despierta para desayunar. Nuestro cuerpo es así y es él quien pone las normas. 

Cambios en el pecho

Muchas mujeres el primer signo que notan durante las primeras semanas de embarazo es el cambio en su pecho. Puedo decir que mi pecho aumentó más durante las primeras semanas/meses de embarazo que durante el resto del embarazo o la lactancia. Ese mito que durante la lactancia tienes el pecho exuberante en mi caso no se ha dado. Mi pecho estuvo en su mejor momento hasta la mitad del embarazo más o menos y después volvió a su tamaño original (que es bastante pequeño). 

Otros cambios en el pecho que puedes notar son: mayor sensibilidad, algo de dolor, tener las venas muy marcadas o un oscurecimiento de las areolas. Todo esto se debe a los cambios en tus niveles hormonales, que empiezan a crear grasa y a preparar el pecho para que después del parto sea capaz de amamantar  a tu bebé. 

Cansancio o fatiga

Si hay algo que puedo decir del embarazo es que crear vida cansa. Yo tuve muy buen embarazo sin mareos, nauseas, ni ninguno de esos efectos secundarios que hacen que estés incómoda. Pero os puedo decir que me pasé todo el embarazo durmiendo más de lo habitual y cansada en genérico.

En cualquier caso, el cansancio o fatiga del primer trimestre no es como el cansancio que puedes tener por sueño cualquier día, es un cansancio como si no te quedase más energía en el cuerpo. Por eso es muy importante que seas capaz de escuchar a tu cuerpo y descanses cuando te lo pide. Tu cuerpo está sufriendo muchísimos cambios y todo esto conlleva mucha energía, por lo que reponerla es fundamental.

Esta fatiga se debe por un lado a que los niveles de testosterona aumentan haciendo que tengas más sueño del habitual y por otro a que tu cuerpo empieza a producir más sangre para proporcionar nutrientes al bebé y formar sus órganos.

Mareos y Náuseas (con o sin vómitos)

Otro de los signos más evidentes y más tempranos de embarazo son los dichosos mareos y náuseas que pueden o no ir acompañados de vómitos. Yo tuve la suerte de no sufrirlas y espero que siga así si vuelvo a quedarme embarazada. Hay quien sufre estos mareos durante todo el embarazo, sólo las primeras semanas o durante las semanas 8-12. Suele decirse que es más común por las mañanas, pero quien los ha sufrido te corregirá y te dirá que tienen lugar durante todo el día y sin aviso previo. 

Esto se debe a que se aumentan los niveles de la hormona gonadotropina coriónica, producida por la placenta y que actúa sobre el centro de las náuseas, haciéndolas más frecuentes. 

En mi grupo de postparto había una chica que tuvo mareos acompañados de vómitos durante los nueve meses e incluso le acompañaron durante el parto. Para mí es una luchadora porque no sólo aguantó un primer embarazo si no que volvió a sufrirlo un segundo. 

Estar hinchada o tener gases

También aparece pronto esa sensación general de estar muy hinchada, puede incluso que los pantalones que te pongas por la mañana, por la noche están tan ajustados que te molesten. Piensas que aún es muy pronto para que te haya salido tripa. Y no es que el útero haya empezado ya a crecer, si no que, al tener mayor nivel de progesterona, hay cambios en tu digestión que hacen que tengas esa sensación de estar hinchada. Estar tan hinchada puede ir acompañado de tener más gases de lo normal. 

Estreñimiento

Unido a esos cambios hormonales que juegan con tu sistema digestivo y te hinchan, suele aparecer una cierta dificultad para ir al baño, llegando en ocasiones al estreñimiento. Aquí debo daros una mala noticia y es que esto empeora con el paso del tiempo. En mi caso no fue un problema porque fui capaz de compensarlo comiendo mucha fibra y bebiendo mucha agua. Pero en ocasiones supone una complicación adicional, especialmente al final del embarazo. 

Sangrados leves o mayor cantidad de flujo

Antes incluso de la primera falta, hay otro signo que puede ayudarte a saber si estás embarazada y es un aumento en la cantidad de flujo. Además, en torno al 20% de las mujeres tienen un leve sangrado. Es menos abundante que el de una regla. Estos sangrados son por la implantación del óvulo fecundado en el útero. 

Orinar con más frecuencia

Este es uno de los signos que te acompaña durante todo el embarazo, ahora no eres capaz de aguantar tanto tiempo como antes sin tener que ir al baño. Esta urgencia a la hora de orinar comienza al principio del embarazo y continúa hasta el momento final en el que tu bebé está apoyado en tu vejiga y no te da tregua en las visitas al servicio. 

Esto ocurre porque tu cuerpo empieza a crear más sangre (hasta un 50% más) para hacer frente a las necesidades del bebé, lo cual lleva a que tus riñones tengan que procesar más cantidad de líquido,que termina en la vejiga. Además, en las próximas etapas de embarazo, el útero se apoyará directamente en la vejiga. 

Tener la nariz taponada o sangrante

Los cambios hormonales pueden hacer que haya mayor cantidad de mocos o pueden llevarte a que haya sequedad en las fosas nasales haciendo que te sangre la nariz. Yo tuve sangrados ocasionales porque tenía la nariz muy seca. Y después de hablar con mis amigas que han estado embarazadas, parece que tener la nariz taponada también es un signo común durante el embarazo.

Cambios de humor

Si mi marido pregunta, negaré haberlo confesado, pero otro de los primeros signos de embarazo son los cambios de humor. Hay un momento en el que las hormonas cambian tanto que dejas de tener el control de tus emociones temporalmente. En mi caso había momentos de tener unas ganas de llorar tremendas por cosas tontísimas, que se alternaban con una felicidad abrumante y con enfados momentáneos que nadie sabe de dónde salían. 

Como habrás podido ver, casi todos los síntomas tienen como origen un cambio hormonal y este es simplemente otro de los resultados. Las hormonas del embarazo (estrógenos, hCG, oxitocina, progesterona y prolactina) preparan a tu cuerpo para ser madre y son responsables de que tengas cambios de humor hasta que tu cuerpo se adapte a la nueva situación. 

Mucha sed

Finalmente, el último signo de embarazo que aparece en los primeros días es la sed. Durante el embarazo es importante hidratarse mucho y es el propio cuerpo el que te lo pide desde muy pronto. Antes de que tú sepas que estás embarazada, tu cuerpo sabe que necesita mayores niveles de hidratación y te los pide. 

¿Has tenido otros signos de embarazo durante los primeros días? ¿Quiéres saber cómo hacer frente a la parte complicada del embarazo? No te despegues de mi blog, intentaré compartir los mejores trucos que yo he aprendido después de horas y horas de investigación. 

¡Nos leemos!

Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply