Posparto, Recuperación de una cesárea

Recuperación después de una cesárea: consejos para los primeros días

Si has llegado hasta aquí buscando un milagro y poder hacer una vida normal después de una cesárea, te diré que ese milagro tan ansiado no existe. Pero sí hay trucos para que la recuperación después de la cesárea sea un poco mejor y algo más rápida. 

Trucos para los primeros días después de una cesárea

Mi parto comenzó como una inducción y terminó en una cesárea de urgencia, por lo que no estaba demasiado preparada para la vida postcesárea. Al tratarse de un parto inducido mi ginecóloga me había advertido que era algo que podía pasar. Pero es de esas cosas que piensas: seguro que a mi no me toca. Yo había leído todo sobre el parto, sobre la posibilidad de que fuese una cesárea y sobre qué sucedería durante, pero en ningún momento entré a pensar que lo peor venía después: el posparto. Si te pasa como a mí y estás un poco perdida, espero que estos consejos te ayuden en los primeros días de recuperación de la cesárea.

Si ahora te encuentras en ese momento lo primero que quiero decirte es que pasará. Lo segundo, que puedes considerarte una campeona. Y lo tercero es que te armes de paciencia porque la recuperación después de una cesárea puede ser un proceso largo. 

Hoy en día el número de partos por cesárea ha aumentado hasta llegar a un 26% (según los datos del Instituto Nacional de Estadística de España), esto supone que de cada cuatro partos, uno termina en cesárea. Siendo el porcentaje más elevado en la privada (34%) que en la pública (25%). Aún así, la mayoría de la gente no es consciente de que la recuperación tras una cesárea es larga y puede ser muy dolorosa. 

Aquí van los mejores trucos que a mí me funcionaron: 

Andar

Tengo la suerte de contar con varias matronas en la familia, una de ellas mi suegra, y este fue el primer consejo que me dieron para una buena recuperación después de la cesárea: empezar a andar lo antes posible. Sé que es un momento muy complicado, que todo duele y que piensas: necesito un rato más para coger fuerzas. Os puedo decir que esos primeros pasos fueron los más dolorosos de mi vida, pero os prometo que en seguida mejoras y que es muy importante empezar cuanto antes.

Intenta levantarte a andar una vez cada hora durante los primeros días. Al principio te va a costar muchísimo y serán sólo paseos al baño. ¡No pasa nada! No hace falta que seas capaz de llegar a tu casa andando. Empieza por eso y pronto podrás andar por los pasillos. No van a ser paseos placenteros, pero van a ser fundamentales para tu recuperación. 

Es importante seguir caminando una vez te den el alta. Pide ayuda y saca a tu bebé a pasear tantas veces como puedas, salir una vez al día ayudará a curarte más rápido. Esto ayuda a eliminar los gases que se han quedado dentro durante la intervención y a mover tu sistema digestivo. Además te ayudará a volver a tu forma física anterior al embarazo.

Darse una ducha

Será lo que menos te apetezca en ese momento, pero cuando te veas capaz, uno de tus paseos debería ser a la ducha. Hablando con mis amigas que han sido madres hace poco, todas coincidimos en clasificar la primera ducha posparto como uno de los mejores momentos y más necesarios. En mi caso tuve que tener ayuda de Beni y recuerdo no poder parar de llorar del dolor. Estar de pie dolía, pensar en el agua sobre la piel dolía y me mareaba al mirar al suelo, así que te meto un truco adicional: durante tu ducha mira a un punto fijo para no marearte. 

De verdad que esa primera ducha supone un antes y un después. Esa ducha hace que te sientas otra vez tú. Te devuelve un poco de tu olor y te da un poco de frescura para afrontar tu nueva situación. 

Soltar los gases

Es posible que te pase como a mi y que nadie te cuente que esto forma parte de la recuperación tras una cesárea. Durante la operación mucho aire se queda dentro y luego tiene que salir. En mi caso no tenía ni idea de que esto pasaba y tuve unos dolores horribles. Yo te recomiendo remedios naturales: moverte y andar tanto como puedas para ayudar a que salgan, hidratarte muy bien, evitar las comidas flatulentas y tratar de ponerte en posición vertical tanto como puedas. Incluso estando en la cama es mejor ponerte unos cojines en la espalda para que todo vaya volviendo a su sitio. 

Cuidar tu cicatriz

A mi me costó un par de días ser capaz de mirarla sin tener escalofríos. Sé que sólo pensar en tocarla cuesta muchísimo, pero es fundamental darle el cuidado que necesita. Es importante mantenerla limpia y seca. Si no te ves capaz de darte unos toques con la toalla los primeros días (nos pasa a todas, no te preocupes), puedes darte un poco con el secador o dejar que seque bien al aire. Pero asegúrate de que esté completamente seca antes de cubrirla. 

Para limpiarla no es necesario tener un jabón especial. Los primeros días incluso rozarla te dolerá, así que no es necesario enjabonarse directamente, basta con que enjabones tu pecho y dejes que caiga el agua y el jabón sobre la cicatriz al enjuagarte. En cuanto a las pequeñas tiritas que te hayan puesto, irán cayendo solas y si no lo hacen, tu matrona te dirá cuándo es el momento para quitarlas ¡nada de tocarlas por ahora! 

Como truco extra para los primeros días te recomiendo tener siempre una almohada a mano… reírse, estornudar o toser pueden ser cosas que te dejen doblada del dolor, así que ponerse la almohada en la zona de la cicatriz antes de hacer cualquiera de estas cosas minimiza el dolor que te causan. 

Comer ligero y con cuidado

Cuando por fin tienes la aprobación del médico para comer y beber es importante hacerlo poco a poco. Tu sistema digestivo va a funcionar de manera diferente y hay que comprobar que todo está en su sitio. Además es importante comer alimentos con fibra que ayudan a evitar el estreñimiento y a que puedas ir al baño sin problemas. 

Beber mucha agua

Hidratarse es fundamental siempre, pero en la recuperación después de una cesárea es aún más importante, sobre todo si has optado por dar lactancia materna a tu bebé. Normalmente hay que esperar unas horas a que te den el visto bueno, pero una vez lo hagan, procura estar bien hidratada y beber gran cantidad de líquidos. Esto te va a ayudar a deshacerte de la medicación que hayas recibido durante la cesárea, a evitar la retención de líquidos y a mover tu sistema digestivo y evitar un posible estreñimiento.

Tomar la medicación indicada por tu ginecolog@

Tras la cesárea tu ginecolog@ te recetará medicación para el dolor. En mi caso tengo colitis ulcerosa por lo que no podía tomar ibuprofeno y soy alérgica al nolotil, así que mi único consuelo fue el paracetamol. El consejo de mis matronas fue tomarlo aunque en el momento no me doliese, sobre todo los primeros días, porque de esa forma es más fácil controlar el dolor. Si esperas a que duela, la medicación tardará en hacer efecto y tendrás momentos muy incómodos.

Pedir un laxante

Junto con el primer paseo, la primera visita al baño puede ser una de las grandes pesadillas tras una cesárea. No tengas miedo de pedir un laxante si ves que no consigues hacerlo en los primeros días. Las primeras horas después del parto te parecerá que cada enfermera o médico que entre por tu puerta te hace la misma pregunta “¿ya has ido al baño?”. Parece una tontería pero es fundamental para ver que todo está funcionando correctamente. 

En mi caso no me hizo falta un laxante pero sí me aseguré de beber mucha agua y de hacer una dieta alta en fibra para ayudar a que las cosas salieran de manera natural. 

Descansar

Tu cuerpo tiene que recuperarse de una cirugía importante. Es muy complicado descansar en ese momento y con un bebe recien llegado, pero es importante evitar sobreesfuerzos que puedan empeorar tu situación. No deberías coger nada más pesado que tu bebé durante las próximas semanas. Sé que puede ser complicado, sobre todo si tienes otros niños en casa, pero es una ayuda enorme para que el proceso de curación sea más rápido.

Espero que estos consejos ayuden en los primeros días de recuperación tras la cesárea, si te han servido, no te pierdas los consejos para la llegada a casa después de una cesárea.Ahora mucho ánimo, el camino acaba de empezar y no es fácil. Pide ayuda siempre que lo necesites, tómatelo con calma y piensa que ese dolor pasará pronto. ¡Eres una campeona!

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply