Posparto, Recuperación de una cesárea

Recuperación después de una cesárea: Consejos para la vuelta a casa

Como ya te conté en mi post anterior, el número de cesáreas ha crecido hasta llegar a suponer un 26% del total de partos en España. Si es tu caso y estás buscando consejos de recuperación después de una cesárea, estás en el sitio adecuado. 

Recuperación después de una cesárea

Aunque ya te dejé algunos consejos para los primeros días tras una cesárea, como habrás podido intuir esto va para largo y vas a tardar en recuperarte algo más que un par de días. Aquí te dejo algunos consejos para la vuelta a casa. Ante todo lo importante es tener paciencia y darle a tu cuerpo la tranquilidad que necesita para recuperarse. No te pongas demasiada presión, todo volverá a su sitio y tu cuerpo dejará de dolerte pronto, pero te esperan unas semanas complicadas. 

Sigue caminando

Si has seguido mis consejos para los primeros días sabrás que la primera recomendación después de mi cesárea de mis matronas fue empezar a andar cuanto antes. Es importante seguir haciéndolo. Esto no solo es bueno para tu cuerpo si no para tu mente, es una muy buena forma de despejarte, que te dé el aire y además a los bebés les encanta ir en el carro paseando, así que todos salís ganando. 

Cuida tu cicatriz

Al principio esto será complicado y poco a poco se hará más fácil, en dos semanas serás capaz de tocarla sin problemas. No te recomiendo poner nada en la cicatriz hasta que tengas el visto bueno de tu ginecolog@. Yo lo tuve a los dos meses del parto. Hasta entonces su recomendación fue tan solo lavarlo con agua y jabón. Una vez que habían pasado los dos meses es cuando pude empezar a utilizar aceites en la cicatriz y tiras de silicona.

No solo tienes que cuidarla, es necesario que la observes para ver que ninguno de los puntos se abre ni está infectado. Si ves que alguno supura o está más inflamado acude a tu matrona para que pueda verlo y reconocer los problemas antes de que sea demasiado tarde. Algunos de los signos de alarma de que algo puede ir mal son:

  • Mal olor en la cicatriz
  • Dolor (no el dolor normal, ese lo vas a sufrir sí o sí, me refiero a un dolor más agudo en la herida)
  • Enrojecimiento
  • Zonas más calientes
  • Zonas más duras o tersas

Bebe mucha agua

Hidratarse es fundamental en general, pero en el momento de recuperación después de una cesárea lo es más aún. Esto ayuda a mover el tracto digestivo y a ablandar las heces, cosa que nos va a facilitar los primeros días, ya que pujar con una cicatriz no es nada placentero. 

Come bien

Tras la cesárea tienes bastantes gases acumulados que es muy incómodo y doloroso sacar de tu cuerpo, por ello te recomiendo no beber bebidas carbonatadas y evitar comidas que puedan ser flatulentas. Algunas de estas comidas pueden ser:

  • Lácteos
  • Brócoli
  • Coliflor
  • Legumbres

Además, aunque quizás tu cuerpo te pida lo contrario y te apetezca alimentarte a base de donuts y helados, es importante nutrirse bien. Por ejemplo, la vitamina C (naranjas, mangos, fresas…) ayuda a absorber hierro y a reparar y curar la herida. 

También es importante no saltarse comidas. Sé que los primeros días o semanas son un caos y que para tener todo bajo control te descuidas a ti misma. Te diré lo que yo aprendí: para cuidar a los demás tienes que cuidarte primero a ti misma. Siempre me ponían el ejemplo del oxígeno del avión. Es importante ponertelo tu primero para poder salvar a tu bebé. Lo mismo pasa con cuidarse. Primero tienes que cuidarte a ti misma, si no cuidar a tu bebé va a ser imposible. 

Sigue tomando tus vitaminas 

Durante la recuperación después de la cesárea no debes descuidar las vitaminas que te haya mandado tu ginecolog@. En este sentido escucha siempre lo que te digan los expertos, en mi caso la recomendación fue seguir con las vitaminas del embarazo durante el primer mes posparto y luego empezar las vitaminas específicas de la lactancia. 

Delega

Pide ayuda para las tareas del hogar y céntrate en cuidar a tu bebé. No quieras abarcar todo, si hay una parte del posparto que te corresponde y que estarás feliz de hacer es la de cuidar a tu bebé. No dejes que quien venga a ayudar se encargue de eso mientras tú lavas platos o recoges. Aprende a delegar (a mi me costó la vida) y pide ayuda con esas tareas. 

No levantes peso ni hagas sobreesfuerzos

La recomendación suele ser no levantar nada más pesado que tu bebé durante al menos dos semanas. Esto es una precaución necesaria para asegurar que los puntos de la cesárea no se abren y también para la recuperación de tu suelo pélvico. En cualquier caso, seguro que tu matrona te da las pautas exactas en cuanto a tiempos. En mi caso fue un poco más de dos semanas.

No conduzcas

Hay muchas madres que no sabían esta recomendación en los grupos de posparto en los que he estado. No es recomendable conducir el coche sola en las semanas siguientes a la cesárea. La posición en el coche es incómoda para la cicatriz, por lo que conducir puede esperar.

Nada de sexo

Durante unas semanas tendrás sangrados y dolor, así que entiendo que no es lo primero que se te pasa por la cabeza. Pero incluso cuando tú pienses que estás recuperada, siempre es mejor esperar a tener el visto bueno de tu matrona. Espera a la cita post-cuarentena en la que te hará un chequeo completo de cicatriz y suelo pélvico para retomar el sexo. E incluso después de esa cita, espera a que te sientas preparada, no hay nada peor que querer retomar las relaciones demasiado rápido y llevarte un disgusto o que sea doloroso. Céntrate en tu recuperación tras la cesárea, lo demás puede esperar.

Nada de ejercicio

Creo que es una obviedad, pero una de las preguntas que más he escuchado en el grupo posparto es ¿cuándo puedo retomar el ejercicio? El ejercicio no debería ser tu prioridad, tu cuerpo debe adaptarse a su nueva normalidad antes de volver a retomarlo. En cualquier caso siempre debes escuchar a tu ginecolog@. La mía me dijo que nada de ejercicio durante los dos primeros meses y tampoco masajes en el fisio. Después de dos meses me dio el visto bueno para retomar la actividad. Hasta entonces siempre puedes hacer paseos y retomar la actividad en casa. 

Vé poco a poco con la lactancia

Dar el pecho después de una cesárea es algo más complicado que darlo sin ella. Hay ocasiones en las que la dificultad viene porque la leche tarda algo más en subir, mientras que la mayoría lo que más sufre es el dolor en la cicatriz. Es importante ir poco a poco y encontrar la postura perfecta para evitar tener dolor. 

No te olvides de las revisiones

Yo di a luz por privado pero hice seguimiento en lo público, así que mis tiempos pueden variar de lo que te hayan recomendado. Lo normal es acudir la semana siguiente (en torno a 10 días tras el parto) a una visita con tu matrona para que pueda revisar los puntos, valorar la evolución de tu útero, ver si tienes diástasis abdominal y poder darte consejos sobre la lactancia. Además suelen hacer una primera revisión del estado de tu suelo pélvico. 

Después, yo tuve revisión con mi ginecóloga un mes después del parto, donde me revisó que todo había vuelto a la normalidad, me recetó multivitamínicos para la lactancia, me recetó la píldora compatible con la lactancia (en mi caso cerazet 75) y me dió cita para un mes después. Al pasar cuarenta días tras el parto (como mes y medio) tuve mi segunda cita con la matrona y finalmente a los dos meses con mi ginecóloga de nuevo. 

Para mí las revisiones con mi matrona me salvaron la vida y me aligeraron la recuperación después de la cesárea. Me informó del grupo posparto del centro de salud al que pertenezco y esto fue la clave para que mis primeros meses no fueran un auténtico caos. En estos grupos cada una expone sus problemas, miedos, inquietudes y entre todas y la matrona nos llenamos de nuevos consejos. Mi matrona fue mi mejor guía y creo que su labor fue fundamental para una buena recuperación física pero sobre todo para creer en mí misma y darme toda la seguridad que necesitaba.

Tómatelo con calma y date un respiro

Sé que los primeros momentos en casa pueden ser horribles, ves todo lo que hay por hacer y no puedes hacer nada. Si eres como yo y no te gusta pedir ayuda lo estarás pasando mal desde el primer momento. Así que sigue mi consejo y tómatelo con calma. El primer día que te ves en el espejo, ves que la tripa no es la de las modelos y famosas al salir del hospital sino que sigues aparentando estar embarazada de al menos 5 meses, cuando encima ves que te cuesta andar, no puedes agacharte a recoger cosas, te cuesta incluso ponerte al bebé al pecho… Puede ser muy abrumador y desesperante, por eso respira, pide ayuda y piensa que tienes que darte un tiempo para adaptarte a esta situación. Te prometo que todo va a volver poco a poco y que retomarás el control de la situación, pero ahora toca delegar.

Aunque ahora te parezca que no, pronto estarás recuperada, tu cicatriz dejará de doler y recuperarás el control de tu cuerpo. No te pongas presión, es un momento complicado y tienes que aprender a quererte de nuevo y a ver el lado bonito de tu nueva herida de guerra. Espero que mis consejos te sean de ayuda en tu recuperación después de una cesárea. Si es así, ¡cuéntamelo!

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply