Embarazo

Trucos para controlar el aumento de peso en el embarazo

Es muy importante controlar el aumento de peso durante el embarazo, ya que no hacerlo puede tener consecuencias negativas tanto en nuestro embarazo como en el parto y en la recuperación posterior. Para este control es importante que hables con tu ginecólog@ que es quien sabe al respecto. Mientras tanto, yo puedo darte los trucos que a mi me funcionaron para lograr estar dentro del peso objetivo. 

Trucos para controlar el aumento de peso en el embarazo

En mi familia estoy rodeada de muy buenas profesionales, entre ellas varias matronas y la regla de oro para controlar el aumento de peso durante el embarazo con la que me persiguieron esos meses es la de “un kilo al mes”. Ponerse de objetivo genérico el kilo al mes hará que no te pases demasiado. Es importante que esto se ajuste a tu peso de partida, tu estatura y tu situación. En mi caso partía de una altura de 1,87, pesaba 78 kilos y mi ginecóloga me puso como objetivo que no superásemos los 12 kilos. Fuimos controlando mes a mes y el día del parto había engordado 11 kilos.  

Estos fueron los trucos para controlar el aumento de peso que a mi me funcionaron y que espero que os puedan servir a vosotras: 

No comas por dos sino para dos

Lo de que en el embarazo es necesario comer por dos es un falso mito que debemos desterrar. Sí es cierto que en algunos momentos del embarazo nuestro cuerpo necesita energía adicional para crear vida. Por si te sirve de referencia, tu cuerpo no necesita calorías adicionales durante el primer trimestre. Necesita 340 calorías adicionales durante el segundo y 450 durante el tercero, lo cual claramente significa que no hay que duplicar la cantidad que ingerimos.  

Come más veces menos cantidad

Si aún no te ha pasado, llegarás a ese punto en el embarazo cuando parece que no te cabe mucho más que unos bocados en tu estómago, por ello es mejor comer pequeñas cantidades a lo largo del día que comer tres comidas principales pero mucha cantidad. Conforme avanza el embarazo, las digestiones se hacen más pesadas y cuesta más hacer comidas grandes. Puedes hacer 5, 6 o las que necesites, siempre que sean alimentos saludables y pequeñas porciones. 

No pares

Sé que estar embarazada es la excusa ideal para estar todo el día en el sillón descansando, pero tu cuerpo necesita moverse. No hace falta que estés todo el día sin parar, ni que ahora de repente quieras correr una maratón y levantar pesas. Basta con que hagas algo de ejercicio. Yo intentaba dar un paseo de entre media hora o una hora todos los días. Pasear no sólo te ayuda como ejercicio sino que además es buenísimo para relajarse y despejar la cabeza. Y además complementaba con ejercicio dos o tres veces en semana. No se trata de matarse en el gimnasio, si no de acomodar tu rutina de ejercicios a tu nueva situación. En cualquier caso, esto es siempre que tu ginecólog@ lo aconseje. En mi caso tuve el visto bueno para hacer ejercicio desde el primer día hasta el último, pero no siempre es así.

Hidrátate 

Como veréis el consejo de beber agua está incluido en todos mis trucos. Beber mucha agua es fundamental, sobre todo en el embarazo, por eso te aconsejo que siempre tengas tu botella a mano. El agua ayuda a sentir el estómago lleno y evitar comer de más. Además elimina los desechos y te mantiene hidratada. Durante el embarazo es también importante evitar las bebidas con gas ya que existe una gran acumulación de gases y meter más no ayuda a liberarlos. 

También os dejo tres errores a evitar a la hora de controlar el aumento de peso durante el embarazo:

No te saltes comidas

Saltarse comidas durante el embarazo no es nada conveniente, ya que durante el embarazo el bebé necesita envíos estables y regulares de alimento. Como te decía, lo ideal es comer en pequeñas cantidades cada poco tiempo. Esto hace que tu digestión sea mejor y además minimiza los vómitos y náuseas.

No reduzcas la cantidad de grasa

En cuanto escuchamos «control de peso», lo primero que pensamos es reducir la grasa que consumimos. Durante el embarazo, el consumo de grasas saludables es esencial, ya que son importantes para el desarrollo del sistema nervioso central y para el crecimiento adecuado del feto. Las que sí puedes reducir son las grasas saturadas.

No te obsesiones con el peso

Nuestro peso varía durante el día y nos puede dar la impresión de que por la noche pesamos mucho más que por la mañana. Mi recomendación es pesarse por la mañana antes de desayunar o elegir un momento del día y que siempre sea el mismo, ya que el peso durante el día va variando. En cualquier caso, no hay que obsesionarse con ello, es más importante llevar una buena alimentación, moverse e hidratarse.

Y tú, ¿has conseguido controlar el aumento de peso y estar dentro de los límites ideales? ¿Qué trucos has seguido?

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply