Peques

Bienvenid@ al apasionante mundo del uniforme escolar.

Bienvenid@s al apasionante mundo de los uniformes escolares… Sí, estamos en pleno momento de vuelta al cole y tanto Naira como Pipo empiezan una nueva etapa, además por primera vez van a ir juntos. Nos enfrentamos a un cambio grande ya que en su escuela nueva hay que llevar uniforme. Para Naira no es la primera vez, en la primera escuela que estuvo también lo usó. Aún así, me da la impresión de ir a entrar en un mundo completamente desconocido. 

ventajas e inconvenientes del uniforme escolar

Como madre fue una de las cosas más positivas que ví de la nueva escuela. Pensé en cómo el uniforme escolar nos iba a facilitar las mañanas, pero hay opiniones en todos los sentidos. Lo siguiente fue: necesito hacer una lista, porque… ¿¿cuántos chándal se necesitan?? ¿¿y camisetas?? Si te interesa el tema sigue leyendo, te cuento mi opinión y mi lista de la compra para este año. 

Ventajas e Inconvenientes

Antes de entrar a contarte mi lista de la compra abro el debate (del que tanto se ha hablado) de si los uniformes escolares tienen más ventajas o más inconvenientes. Evitando entrar en polémicas diré que en nuestro caso tuvo más ventajas. Estoy deseando acabar con las luchas mañaneras con Naira para elegir qué ropa ponerse para ir a clase. Pero como no es oro todo lo que reluce, os cuento también su lado más oscuro y menos querido por padres y niñ@s. 

Inconvenientes de los uniformes escolares

Empezando por las cosas negativas del uniforme, se suele decir que llevarlo impide en los niños el libre desarrollo de la personalidad. Si consideramos la ropa como una parte de la personalidad de los niños, vestir con un uniforme impuesto impide desarrollar su personalidad a través de la ropa que llevan. Si además unimos a eso que los uniformes estén diferenciados por sexo como tradicionalmente ocurre, llegamos a una de las críticas más importantes y es que fomenta el sexismo. Desde muy pequeños estamos imponiendo una vestimenta muy diferenciada a niñas (faldas y pichis) y a niños (pantalones) con todo lo que ello conlleva. 

Finalmente, la crítica con la que más coincido es el negocio que supone para los centros. Especialmente para los que imponen una distribución exclusiva de los uniformes y se lucran con su venta. Como señalan los expertos, la venta de uniformes ha pasado a ser otra forma de ingreso de los centros escolares y por ello cada vez son más los centros concertados y privados que los venden y hacen negocio de ello.

Sin embargo, el mayor problema no es el precio en el centro, sino la falta de alternativas por ser el único lugar dónde poder comprarlo. Esta queja se ha formalizado a distintas comunidades autónomas en los últimos años ya que no solo incrementa el precio final para las familias, sino que además al actuar como un monopolio, impone la compra al propio centro, quien puede fijar el precio que quiera. Este es un debate abierto en el que ha entrado el mismísimo Defensor del Pueblo y que todavía no cuenta con una correcta resolución de conflictos entre el centro y las familias.

Ventajas de los uniformes escolares

Ahora que ya os he contado los trapos sucios del uniforme, os cuento también su lado más dulce. Muchos expertos indican que evita las diferencias entre niños, cosa muy positiva para que la ropa de los niños no sea utilizada como producto de marketing. Al tener que vestir todos igual, no hay diferencias entre marcas y estilos que hagan que unos u otros destaquen frente al grupo por su vestimenta. 

Si nos fijamos en el lado de los padres, el uso de uniforme escolar lleva a un importante ahorro de tiempo y una mayor comodidad. Sin duda este es un lado muy apetecible como padre. Evita grandes quebraderos de cabeza a la hora de comprar ropa para clase y sobre todo discusiones la noche anterior o la misma mañana por preferir una camiseta frente a otra. 

Psicólogos infantiles también indican que llevar uniforme fomenta el sentimiento de pertenencia al centro en los alumnos. Es evidente que como sucede en los equipos de deporte, llevar los mismos colores une en cierta medida y consigue generar un sentimiento de familia. Esto mismo facilita la identificación de los niños en caso de desplazamientos (excursiones…) o en caso de pérdida. 

Dejo la cuestión del precio de los uniformes escolares para el final ya que es algo que se argumenta en ambos sentidos. Hay informes que indican que el uniforme supone un gran ahorro respecto de comprar y vestir a diario con ropa de calle a los niños. Mientras que hay otros que hacen la comparativa y concluyen que supone un mayor gasto. Hablando de mi caso personal, aunque el desembolso inicial es mayor, supone un ahorro ya que además (en el caso del chándal) es unisex así que me garantizo poderlo utilizar con Pipo después. 

La compra del uniforme: cuánto necesito

Los que me conocen saben que soy la “loca de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios)”. Así que fue el primer lugar en el que busqué como guía de referencia. La OCU recomienda varias cosas: que no se desembolse todo de golpe y que se escalonen las compras, especialmente con el uniforme (cuyo precio suele rondar los 150 euros). Es preferible comparar de menos e ir ampliando a lo largo del curso en caso de necesidad. 

Como véis, las recomendaciones de la OCU en este caso se quedan bastante cortas. Porque la duda sigue siendo la misma: ¿cuántos compro para hacerme la vida más fácil? Yo me he puesto a indagar y como para todo, no hay una única respuesta correcta. Hay que tener bastantes cosas en cuenta y con ello tomar la decision que se ajuste más a tus necesidades. 

A continuación te resumo las cosas que me ha parecido importante considerar y lo que yo he pensado que cubre mis necesidades para este curso escolar. 

Condicionantes

Presupuesto familiar

No hay que darle muchas vueltas para darse cuenta de que el primer condicionante a la hora de comprar el uniforme escolar es el presupuesto. Según el estudio “La Vuelta al cole” elaborado por iAhorro, en 2021 la vuelta al cole (incluyendo libros y uniformes) costó 386,76 euros de media, lo cual supone un 1,86% más que el año anterior. Teniendo en cuenta la situación actual de inflacción que vivimos, es normal pensar que este año la subida será aún mayor.

De este informe extraemos que las mayores partidas para la temida vuelta al cole son los libros de texto y los uniformes. Por la edad de Naira y Pipo, yo aún no tengo que lidiar con un gran gasto en libros de texto, pero el de los uniformes sí me interesa. En 2021 fue la partida que más aumentó (un 1,93% frente al año anterior) llegando  a una media de 212,21 euros frente a 2020 cuando los padres pagaron 208,24 euros. Si además entramos a analizar este gasto, el informe diferencia lo que cuesta compararlo en el centro, frente a comprarlos en otras tiendas. El coste medio de comprarlos en el propio centro escolar aumentó hasta 227,90 euros (un 2,69% más que el año anterior). Esto supone una media de 31,38 euros más que comprarlos en tienda (196,52 euros).

Miembros en la familia

A la hora de decidir cuánto destinar a la compra de uniformes, no es lo mismo tener una familia numerosa con varios ninos en edad escolar, que tener uno o dos peques solamente. Además, en el caso de tener hermanos mayores, el presupuesto por niño va a disminuir ya que habrá prendas que puedan reutilizar de unos a otros. 

Edad de los peques

Otro condicionante a la hora de decidir es la edad de los peques. Un adolescente en la ESO probablemente pueda reutilizar partes del uniforme de un día a otro sin problema, mientras que con los niños pequeños esto es más complicado. En primer lugar, los niños pequeños utilizan el típico chandal los cinco días de la semana y no lo alternan con el uniforme de falda/pichi/pantalon. Por otro lado, la edad influye en el tipo de actividades (y por tanto cantidad de manchas) que traen a casa.

Lavadoras semanales

Tambien es importante saber cuántas lavadoras estas dispuesto a poner cada semana. Si pones una al día puedes permitirte tener menos unidades de cada cosa, mientras que si solamente pones una a la semana (o solamente lo haces el fin de semana), necesitas tener más cantidad de todo. 

Disponibilidad de secadora

Tener o no secadora va a suponer la diferencia para poder permitirte no tener repuesto de ciertas cosas. Ya que si se mancha te permite lavarlo y que al día siguiente esté listo, mientras que sin una secadora, al lavarlo un día puede o no estar seco para el dia siguiente.

Mi caso personal: dos peques de menos de 4 años

Entrando a mi caso personal, tengo dos peques: Naira que en Agosto cumplió 3 años y Pipo, que en Diciembre cumplirá 1 año y que por tanto entra en el primer ciclo de infantil. Con esta edad, en su escuela el uniforme escolar para ellos es chándal los cinco días de la semana. Naira puede llevar opcionalmente uniforme de “mayores” pero por ahora pensamos que es mucho más cómodo que siga utilizando únicamente el chándal. 

Mis dos peques además suelen llevar una talla más de la que corresponde por su edad. Tanto su padre como yo tenemos una altura mayor a la media y parece que siguen nuestro camino (como era de esperar). Así que uno de mis grandes miedos siempre es comprar talla pequeña o que lo que compre se quede pequeño en seguida. Por eso para el uniforme directamente hemos decidido comprar una talla más a la que tienen ahora. 

En cuanto a las lavadoras, solemos poner sobre todo en fin de semana. Sin embargo, entre semana suele caer también alguna. Tanto mi marido como yo hacemos deporte, y desde que somos cuatro en la familia el cesto de la ropa sucia parece estar siempre lleno… Y aunque no temenos secadora, tanto en verano como en invierno la ropa se seca relativamente rapido (en menos de un día). 

Teniendo todos estos condicionantes en cuenta y despues de hablar con muchas mamis, nuestra compra ha sido la siguiente:

Para Pipo (1 año)

  • Abrigo azul x1
  • Sudadera x2
  • Pantalon largo x2
  • Camiseta larga x2
  • Pantalon corto x2
  • Camiseta corta x4
  • Calcetines x6

Para Naira (3 años)

  • Abrigo azul x1
  • Chaqueta x2
  • Pantalon largo x2
  • Camiseta larga x2
  • Pantalon corto x2
  • Camiseta corta x4
  • Calcetines x6
  • Zapatillas de deporte x1

Hasta aquí mis reflexiones y mi lista final de uniforme escolar. Antes de lanzarte a hacer la compra recuerda la recomendación de la OCU: no es necesario comprar todo ya, puedes posponer algunas compras en el tiempo y  así ver si lo que has comprado es suficiente o no y ajustar la talla a las necesidades. En mi caso, pospondré la compra de algunas de las cosas de más abrigo (dos chaquetas/sudaderas, dos pantalones largos, dos camisetas largas y el abrigo de cada uno).

Y vosotr@s, ¿qué pensáis? ¿preferís que vuestros peques lleven uniforme o no? Si lo llevan ¿habéis comprado ya los uniformes? ¿cambiaríais algo de mi lista?

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply